Health Information

La muerte de Robin Williams hace que la atención se centre en la depresión y el abuso de sustancias

La muerte de Robin Williams hace que la atención se centre en la depresión y el abuso de sustancias

Los médicos afirman que hay tratamientos efectivos para ambos trastornos que pueden ayudar a muchas personas

MARTES, 12 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- El suicidio que cometió el lunes el famoso actor y cómico ganador de un Óscar, Robin Williams, vuelve a llamar la atención del público sobre la depresión, el vínculo que en ocasiones tiene con el abuso de sustancias y, en los casos trágicos, con el suicidio.

Williams fue visto con vida por última vez en su casa suburbana de San Francisco a aproximadamente las 10 p.m. el domingo, según el médico forense del condado de Marin. El lunes, poco después del mediodía, el departamento del Sheriff recibió una llamada de emergencia desde la casa en la que pronto se iba a certificar su fallecimiento. Las autoridades policiales afirmaron el martes que Williams cometió suicidio al ahorcarse, según Associated Press.

Williams, que tenía 63 años, había luchado durante décadas con el abuso de sustancias y la depresión, y de manera rutinaria hacía referencias a esas batallas personales en su comedias.

"La cocaína es el modo que tiene Dios de decirte que estás ganando demasiado dinero", bromeaba.

Williams había afrontado una depresión grave recientemente, según su publicista. A principios del mes pasado, había ingresado por su propia voluntad en un centro de rehabilitación por abuso de sustancias, según las noticias publicadas. Su publicista dijo a la revista People en aquel entonces que "después de haber trabajado en dos proyectos seguidos, Robin simplemente se está dando la oportunidad de hacer ajustes y centrarse en su compromiso persistente [con la sobriedad], del que sigue estando muy orgulloso".

En 2006, buscó tratamiento para la adicción al alcohol en el centro Hazelden, en Springbrook, Oregón, según las noticias publicadas.

A pesar las bien documentadas batallas que realizó Williams, los expertos en salud mental apuntan a que se han producido grandes avances en las últimas décadas en el tratamiento de las personas que luchan contra la depresión y el abuso de sustancias, que a menudo son afecciones que van juntas.

Los tratamientos más efectivos son los medicamentos y la terapia de conversación, señaló el Dr. Jeff Borenstein, presidente y director de la Brain and Behavior Research Foundation en la ciudad de Nueva York. Este método dual le funciona a la mayoría de las personas que afrontan una depresión, comentó.

"Es extremadamente difícil vivir con la depresión. Las personas describen el dolor como el peor dolor que se puede sufrir. Pero la mayoría de las personas que reciben tratamiento para la depresión mejoran", dijo.

De forma sorprendente, añadió Borenstein, sigue habiendo un estigma que algunas personas a menudo vinculan con la depresión. Pero es una enfermedad (no una señal de un defecto personal) como lo puede ser una enfermedad física como el cáncer o una enfermedad cardiaca, señaló.

"Por desgracia, en nuestra sociedad algunas personas siguen soportando ese [estigma]", lamentó Borenstein. "Ya no aceptamos los prejuicios contra la raza, la religión o la orientación sexual, pero todavía hay personas que tienen este prejuicio cuando se trata de un enfermedad psiquiátrica", comentó.

Otro problema es que demasiadas personas con depresión no buscan tratamiento, añadió Borenstein. "Se trata de un problema serio en nuestro país", aseguró. "Es importante que las personas sean conscientes de la presencia de la depresión para que puedan animar a un ser querido a que busque tratamiento".

El Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside en Glen Oaks, Nueva York, explicó que a menudo hay un vínculo directo entre la depresión y la automedicación con drogas o alcohol. "El abuso de sustancias es uno de los factores de riesgo para el suicidio, sobre todo si se tiene un historial de depresión", señaló.

Krakower reiteró que la depresión es muy tratable, aunque a veces puede llevar un tiempo.

"Puede ser frustrante para el paciente", dijo. "Pueden probar muchos medicamentos diferentes hasta que encuentren uno que funcione. Las personas normalmente buscan la gratificación inmediata, pero el tratamiento de la depresión puede ser un proceso largo".

Las personas que sufren de depresión deberían buscar tratamiento, lo que es útil para la gran mayoría de los pacientes, enfatizó Krakower. Y las personas que le rodean han de ser comprensivas, señaló.

Para muchos de los admiradores de Williams, su talento particular era su forma desenfrenada y brillante de hacer comedia. Pero él también encarnó a muchos personajes dramáticos, como los de las películas "Awakenings", "Dead Poets Society" y "What Dreams May Come". Ganó un Óscar por su actuación como terapeuta en la película "Good Will Hunting" y recogió tres Globos de Oro por "Good Morning, Vietnam", "Mrs. Doubtfire" y "The Fisher King".

Más información

Para saber más sobre la depresión y su tratamiento, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/depression.html )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Jeff Borenstein, M.D., president and CEO, Brain and Behavior Research Foundation, New York City; Scott Krakower, D.O., assistant unit chief, psychiatry, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, N.Y.; Associated Press; People