Health Information

Las mujeres y los negros se ven más afectados por los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas

Las mujeres y los negros se ven más afectados por los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas

La hipertensión y la diabetes tienen la mayor incidencia, informa una investigación reciente

LUNES, 11 de agosto de 2014 (HealthDay News) -- Las enfermedades crónicas que pueden aumentar el riesgo de una persona de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV) parecen afectar más a las mujeres y a los negros, halló un nuevo estudio basado en la población.

La diabetes y la hipertensión, en particular, contribuyen a una continua brecha sexual y racial en el riesgo de enfermedad cardiaca, informan los investigadores en la edición en línea del 11 de agosto de la revista Circulation.

"Estos hallazgos podrían respaldar la idea de que cuando una mujer o un paciente negro tiene estos factores de riesgo, tienden a no ser tan bien reconocidos o bien controlados, porque no se tratan con tanta agresividad", apuntó la Dra. Susan Cheng, especialista en medicina cardiovascular del Hospital Brigham and Women's, en Chicago.

Los investigadores estudiaron a más de 13,500 estadounidenses entre 1987 y 1998 para determinar su riesgo poblacional atribuible, una medida que toma en cuenta qué tan común es un factor de riesgo y en qué medida dicho factor aumenta las probabilidades de una enfermedad cardiaca en el futuro.

El estudio evaluó el impacto combinado e individual de cinco factores de riesgo importantes de la enfermedad cardiaca: el colesterol alto, fumar, la hipertensión, la obesidad y la diabetes.

El riesgo combinado de los cinco factores permaneció igual en los negros durante un periodo de 10 años, provocando un aumento constante del 67 por ciento en el riesgo de enfermedad cardiaca. Al mismo tiempo, el riesgo combinado de los blancos bajó del 56 al 48 por ciento.

El riesgo combinado de enfermedad cardiaca se redujo entre las mujeres en los mismos 10 años, pasando de un aumento en el riesgo del 68 al 58 por ciento.

Pero su riesgo siguió siendo más alto que el de los hombres, cuyo riesgo combinado se redujo del 51 al 48 por ciento en el periodo del estudio.

Esta diferencia en el riesgo podría deberse al hecho de que la enfermedad cardiaca por lo general se ha considerado como un mal de los hombres blancos, y los médicos no han luchado tanto contra los factores contribuyentes cuando aparecen en las mujeres o en los negros, apuntó Cheng.

La biología también podría tener algo que ver, aseguró la Dra. Nieca Goldberg, directora médica del Programa Cardiaco de las Mujeres del Centro Médico Langone de la NYU.

"Quizá signifique que ciertos factores de riesgo plantean un mayor riesgo para estas personas, por motivos distintos", planteó Goldberg. Por ejemplo, los estudios han mostrado que la prediabetes afecta a la salud cardiaca de las mujeres de forma más dramática que la de los hombres.

La diabetes y la hipertensión emergieron como los dos factores que contribuyen a aumentar el riesgo de ataque cardiaco y ACV, sobre todo en las mujeres y en los blancos.

La diabetes multiplica por más de dos el riesgo de enfermedad cardiaco de los negros, en comparación con los blancos: un 28 frente a un 13 por ciento. La enfermedad crónica también aumenta el riesgo general de enfermedad cardiaca de las mujeres: en un 21 por ciento, frente a un 14 por ciento en los hombres.

"El impacto general de la diabetes es bastante importante, y se hace más significativo como un factor contribuyente importante a media que pasa el tiempo, la epidemia de obesidad continúa, y mejoramos respecto al control de los demás factores de riesgo", comentó Cheng. "Nos preocupa que sea el factor de riesgo que explotará en las próximas décadas".

La hipertensión también persiste como un factor de riesgo importante que afecta a mujeres y negros de forma desproporcionada. Aumenta el riesgo de una mujer de enfermedad cardiaca en un 32 por ciento, frente a un 19 por ciento en los hombres, y aumenta el riesgo para la salud cardiaca de los negros en un 36 por ciento, frente a un 21 por ciento en los blancos.

"La contribución relativa de la hipertensión al riesgo general de enfermedad cardiaca es mucho más alta en los negros que en los blancos, y ha sido históricamente más alta en las mujeres que en los hombres", aclaró Cheng. "Es algo que deberíamos poder controlar, pero por algún motivo no hemos podido tener el tipo de impacto que hemos tenido con el colesterol".

Tanto fumar como el colesterol alto han disminuido como factores de riesgo de las enfermedades cardiacas.

El riesgo por el tabaquismo se redujo ligeramente, del 15 al 13 por ciento, en todos los estadounidenses. Menos gente fuma, apuntó Cheng, pero los que siguen fumando se enfrentan a un mayor riesgo promedio de enfermedad cardiaca que los fumadores de hace 20 años.

"Una teoría es que las personas que siguen fumando tienen una mayor predisposición genética a la adicción a la nicotina, de forma que fuman más cigarrillos al día que los fumadores de hace 20 años", comentó.

Las estatinas para reducir el colesterol han permitido enormes avances contra el colesterol alto como factor de riesgo cardiaco, reduciendo el riesgo a la mitad entre todos los estadounidenses. El colesterol alto provoca ahora un aumento del 9 por ciento en el riesgo, frente a un 18 por ciento una década antes.

La obesidad contribuye a un nivel relativamente bajo de aumento en el riesgo, de alrededor de un 6 por ciento. Los investigadores dijeron que los efectos de la obesidad podrían aumentar más adelante en la vida, y que también podrían fomentar el riesgo de otros factores, como la diabetes.

Estos hallazgos deben impulsar a los médicos a tratar los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca más agresivamente cuando aparecen en las mujeres y en los negros, aconsejó Goldberg.

"Es de verdad importante que abordemos todos los factores de riesgo, pero también que sepamos que las mujeres y los afroamericanos son realmente más susceptibles a un riesgo alto de enfermedad cardiaca ante la presencia de diabetes o hipertensión", comentó.

Más información

Para más información sobre las enfermedades cardiacas, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. (http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/heartdiseases.html )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Susan Cheng, M.D., M.P.H., specialist in cardiovascular medicine, Brigham and Women's Hospital, Boston, Mass.; Nieca Goldberg, M.D., medical director, Women's Heart Program, NYU Langone Medical Center, New York City; Sept. 2, 2014 Circulation