Health Information

Los dispositivos médicos y las aplicaciones 'que hablan' siguen evolucionado

Los dispositivos médicos y las aplicaciones 'que hablan' siguen evolucionado

Las innovaciones pueden ayudar a que las personas gestionen sus afecciones, a saber qué hacer en las emergencias y a mantener informados a los médicos

MARTES, 18 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- Le recuerdan cuándo es hora de tomar el medicamento, le asesoran en los procedimientos médicos de emergencia y le muestran su aprobación cuando come verduras.

No, no son ni madres ni enfermeras ni médicos de familia... son dispositivos médicos "que hablan" y aplicaciones, entre otros inventos tecnológicos centrados en la salud, que pueden ayudar a las personas a gestionar las rutinas cotidianas para el bienestar, como tomar las pastillas y comprobar los niveles de azúcar en la sangre, además de las circunstancias médicas graves.

Los dispositivos tecnológicos no son nuevos, pero ahora cada vez más fabricantes están empleando la tecnología para crear más productos que facilitan las cosas a los pacientes, afirmó Benjamin Arcand, ingeniero e innovador de productos en el campo de los dispositivos médicos, y director asociado del programa de becas para la innovación del Centro de Dispositivos Médicos de la Universidad de Minnesota.

Hace años que hay desfibriladores portátiles que guían a los usuarios al dar los pasos para salvar a una víctima de un paro cardiaco. Una nueva epinefrina autoinyectable hace lo mismo, instruye con calma a un progenitor o a un profesor que esté nervioso en el proceso de aplicación de la inyección para evitar que un niño alérgico llegue a un choque anafiláctico.

Otras herramientas de alta tecnología enseñan al personal de quirófano cómo realizar las configuraciones complicadas de los dispositivos quirúrgicos que se usan muy poco. En las casas, los termómetros que hablan dicen a los padres la lectura de la fiebre de un niño y una nueva aplicación innovadora permite a una mujer que va a ser madre escuchar los latidos del corazón de su bebé.

"Se ha pensado en los dispositivos que hablan durante mucho tiempo. La tecnología ha intentado salir a la superficie durante mucho tiempo", señaló Arcand. Finalmente, dijo, la tecnología es lo suficientemente sofisticada y lo suficientemente asequible.

"Lo que creo que veremos es que los dispositivos que ayudan a los usuarios aumentarán con el tiempo", predijo Arcand. "Hace unos 10 o 20 años, vimos la explosión de todos estos dispositivos médicos. Ahora que la industria está madurando y que hay más regulaciones y menos financiación, el desarrollo de los nuevos dispositivos se está ralentizando".

Dijo que aunque se haya reducido el ritmo de entrada de los nuevos productos en el mercado, están apareciendo versiones mejores y más actualizadas de ideas antiguas: dispositivos de indicación de voz y de activación de voz, mejores interfaces electrónicas para los pacientes y dispositivos que hablan con otros dispositivos.

"Más mejoras graduales, y no tantos inventos nuevos", añadió Arcand.

Señaló que algunos inventores de dispositivos médicos que hablan, incluido él mismo, emplean la investigación "etnográfica" para que sus invenciones tengan más probabilidades de tener éxito desde el principio, y evitar rediseños costosos o, peor aún, lesionar a los pacientes.

Gracias a la investigación etnográfica, "un inventor podría ir a un quirófano y ver cómo usa el personal un dispositivo y hablar con ellos sobre el mismo", explicó Arcand. "Habrá observación y entrevistas. Se trata de una observación cuidadosa y de ver qué ocurre a lo largo del tiempo y en el proceso de la atención y la recuperación del paciente".

Bernard Fuemmeler, profesor asociado de medicina comunitaria y familiar del Centro Médico de la Universidad de Duke, dijo que muchas aplicaciones de salud también "contestan".

Fuemmeler y sus colaboradores de la Duke elaboraron una aplicación de salud dirigida a los adolescentes, supervivientes de cáncer que tienden a tener problemas con la obesidad a medida que envejecen.

"Desarrollamos la aplicación como parte de una intervención. Otra en la que estamos trabajando es para la obesidad en los adolescentes", comentó Fuemmeler, que también es codirector de mHealth@Duke. Explicó que aunque las aplicaciones no hablen en voz alta, se comunican verbalmente con notificaciones automáticas y la función de chat, que recuerdan a los usuarios que coman una nueva verdura al día, o elogian a los usuarios cuando consiguen un objetivo nutricional.

Dijo que hay algunos conceptos magníficos de aplicaciones en el mundo de las aplicaciones de salud "que hablan", pero se quedan cortas porque no están respaldadas por evidencias sólidas, o son mediocres desde el punto de vista técnico.

Fuemmeler dijo que él y sus colaboradores realizaron una revisión de las aplicaciones para la obesidad y hallaron que muchas no se basaban en investigaciones médicas sólidas. "Muchas versiones que salieron primero al mercado se basaban mucho en evidencias en cuanto a las recomendaciones que hacían para perder peso, en los consejos basados en evidencias que seguiríamos si tuviéramos que asesorar a los pacientes para que perdieran peso", señaló.

Un ejemplo de una nueva aplicación que contesta no implica que una voz computarizada le diga qué tiene que hacer, sino que, en lugar de eso, se escuchan los sonidos de dentro de su propio cuerpo (en este caso, del cuerpo de una mujer embarazada). Los marcadores de la aplicación Bellabeat dicen en su sitio web que permite a una mujer escuchar los latidos del corazón de su bebé aún no nacido, grabarlos y compartirlos con los seres queridos, por 129 dólares. La aplicación también ayuda a una mujer a planear y a hacer un seguimiento de su aumento de peso durante su embarazo en su smartphone o en otros dispositivos.

Otro dispositivo médico prometedor es el Scanadu Scout, dijo el Dr. Christopher Scorzelli, director médico en Kablooe Design, una compañía de Minneapolis que inventa, diseña y construye dispositivos médicos y de otro tipo. Su compañía no tiene ninguna relación con el escáner, realizado por Scanadu, con sede en California. El producto está todavía en desarrollo.

El sitio web del nuevo escáner dice que "permitirá a cualquiera hacer exámenes físicos sofisticados" consigo mismo, o tal y como sugiere su video promocional, con su hijo enfermo. Los nuevos dispositivos con escáneres podrán llevar un registro en proceso diario de las señales vitales: la frecuencia cardiaca, la respiración, la temperatura y la saturación de oxígeno. Los escáneres serán capaces de "hablar" con los pacientes y los médicos vía mensajes de texto u otro sistema de mensajería. Los médicos serán capaces de tener una imagen mucho más rica del estado de salud reciente de un paciente, indicó Scorzelli.

"Pensemos en la instantánea que recibe el médico: tal vez le vea una vez al año, y entonces quizá cambie su seguro y usted tenga un nuevo proveedor de atención de la salud", comentó. "No hay continuidad en la atención médica. Lo que esperamos es que si colocamos un dispositivo en su cuerpo le dará una idea de en qué lugar se encuentra día a día y mes a mes".

Los dispositivos de salud que hablan el uno con el otro, no solo al paciente o al médico, son otra gran área en crecimiento en la actualidad, indicó Scorzelli.

"Ahora hay mucho más sobre dispositivos inteligentes que pueden hablar a otros dispositivos: poder conseguir información actualizada de diferentes dispositivos de neuromodulación y desfibriladores implantables sobre cuál ha sido la actividad", comentó.

Pero Scorzelli dijo que para que los dispositivos que hablan avancen con éxito, los inventores y los diseñadores han de pensar con amplitud de miras.

"Alguien que diseña un dispositivo que habla hoy en día ha de pensar en cosas como si funcionará en múltiples idiomas. Si es así, ¿hay términos de jerga que significan algo completamente distinto en otro lugar?", comentó. "Y pensar en cómo funciona en su entorno. Hay muchos dispositivos retirados porque los creadores no piensan en las cuestiones humanas. El factor humano es mucho más crítico, mucho más importante que lo que la gente cree".

Más información

Para más información sobre los dispositivos médicos, visite la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (http://www.fda.gov/MedicalDevices/ )

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

FUENTES: Benjamin Arcand, Ph.D., associate director, innovation fellows program, Medical Devices Center, University of Minnesota; Bernard Fuemmeler, Ph.D., M.P.H., M.S., associate professor in community and family medicine and co-director of mHealth@Duke, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; Christopher Scorzelli, M.D., chief medical officer, Kablooe Design, Minneapolis