Health Information

Un estudio halla que las heridas y las muertes causadas por armas de fuego están aumentando entre los niños de EE. UU.

  • Homect_img
  • Health Information
Un estudio halla que las heridas y las muertes causadas por armas de fuego están aumentando entre los niños de EE. UU.

Los investigadores hallan un vínculo entre las armas de fuego en casa y las heridas causadas por disparos en los niños

LUNES, 28 de octubre (HealthDay News) -- Las heridas causadas por disparos llevan a unos 7,500 niños al hospital y provocan la muerte mientras están hospitalizados de 500 niños cada año en Estados Unidos, según un estudio reciente.

Y estas heridas y las víctimas por disparos están aumentando, afirmaron los investigadores.

El análisis de los datos nacionales también halló una asociación significativa entre el porcentaje de heridas causadas por armas de fuego que se producen en los hogares y el porcentaje de hogares con armas, según el estudio, que fue presentado el domingo en la conferencia nacional de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) en Orlando, Florida.

"La mayoría de las heridas por armas de fuego en los niños fueron con revólveres, y esta cifra aparentemente está aumentado durante la última década", afirmó en un comunicado de prensa de la academia el autor principal del estudio, el Dr. Arin Madenci. "Además, los estados con porcentajes más altos de posesión de armas de fuego en casa tendían a tener una proporción mayor de heridas con armas de fuego en niños, sobre todo de las que se producen en casa".

Las hospitalizaciones de niños por heridas con armas de fuego aumentaron desde aproximadamente 4,300 en 1997 hasta más de 7,700 en 2009, descubrió el estudio. El número de muertes de niños en hospitales por heridas con armas de fuego aumentó desde 317 a 503 en ese periodo.

Gran parte de los esfuerzos por controlar las armas se centran en la limitación de la disponibilidad de los rifles de asalto de tipo militar o semiautomáticos. "[No obstante], las medidas políticas diseñadas para reducir la cantidad de armas de fuego que hay en las casas, sobre todo de revólveres, podrían reducir de forma más efectiva la cantidad de heridas por disparos en los niños", indicó Madenci.

Otro estudio presentado en la reunión examinó los tipos de heridas que tenían más de 450 víctimas de armas de fuego menores de 18 años en el momento en que fueron tratados en un departamento de urgencias entre 2005 y 2010. De esos pacientes, 78 eran menores de 14 años, el 86 por ciento eran chicos y el 80 por ciento eran negros. La tasa de mortalidad fue del 7 por ciento.

Los pacientes de 5 a 9 años de edad tenían 6 veces más probabilidades de sufrir heridas múltiples que los de 10 a 14 años.

La autora del estudio, la Dra. Phyllis Hendry, afirmó que un análisis con mayor profundidad de los datos de heridas con armas de fuego halló que los niños menores de 14 años diferían de los adolescentes mayores en varias áreas claves.

"Tienen 4 veces más probabilidades de que les disparen en casa y tienen muchas más probabilidades de llegar en ambulancia que en un coche privado o andando", comentó Hendry en el comunicado de prensa, y dijo que los adolescentes mayores a menudo llegan andando o los dejan en las entradas de las salas de emergencia. "Más del 60 por ciento de las veces, no se supo quién fue la persona que disparó ni el tipo de arma".

Los investigadores afirmaron que los registros de emergencias a menudo carecen de detalles importantes que son necesarios para la efectividad de las estrategias de prevención de crímenes y heridas. Recomiendan que se mejoren los vínculos entre los servicios médicos de emergencia, el hospital y los registros para el cumplimiento de la ley.

Más información

La Injury Free Coalition for Kids ofrece más información sobre la seguridad de las armas de fuego (http://www.injuryfree.org/safetytpc_display.cfm?PermanentId=ADC74F45-E6D2-4BCA-8D270EDDD0370F76 ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: American Academy of Pediatrics, news release, Oct. 28, 2013