Health Information

Un nuevo fármaco se muestra promisorio contra la diabetes tipo 2

Un nuevo fármaco se muestra promisorio contra la diabetes tipo 2

Parece mejorar los niveles de lípidos en la sangre y podría contribuir a la pérdida de peso, informan los investigadores

MARTES, 3 de septiembre (HealthDay News) -- Un fármaco inyectable que imita la acción de una hormona poco conocida podría resultar promisorio para los pacientes de diabetes tipo 2.

El medicamento experimental, conocido como LY, es una copia de una hormona llamada factor de crecimiento de los fibroblastos 21 (FGF21, por su sigla en inglés), y los investigadores informan que parece ayudar a proteger de la obesidad y podría mejorar la acción de la insulina.

En un ensayo de un mes de duración con 46 pacientes de diabetes tipo 2 que se asignaron al azar a recibir inyecciones diarias del fármaco o un placebo inactivo, los pacientes que recibieron las dosis más altas del fármaco experimentaron unos cambios favorables significativos en los niveles de grasa (lípidos) en la sangre, en comparación con los que recibieron el placebo inyectado. Dos grasas sanguíneas "malas" (el LCD y los triglicéridos) se redujeron, mientras que el colesterol HDL (el "bueno") de los pacientes aumentó. Los conteos totales de colesterol también se redujeron significativamente en comparación con el placebo inyectado.

Los pacientes con las dosis más altas del fármaco también perdieron un poco de peso, añadieron los investigadores.

Los niveles de insulina y glucemia bajaron un poco en los pacientes con las dosis más altas del medicamento, pero esos cambios no fueron estadísticamente significativos en comparación con los pacientes que recibieron las inyecciones del placebo, lo que significa que pudieron haber sido una simple coincidencia.

Aún así, los autores del estudio dijeron que esperaban que algún día el fármaco pudiera convertirse en una adición útil a las terapias actualmente disponibles.

"Nuestra comprensión actual sugiere que el FGF21 tiene la capacidad de afectar favorablemente al peso corporal, de normalizar parcialmente los niveles anómalos de lípidos en los pacientes diabéticos y el potencial de mejorar el control glucémico", aseguró el autor principal del estudio, el Dr. Dave Moller, vicepresidente de endocrinología e investigación cardiovascular y clínica de Eli Lilly Co., la compañía que desarrolla el fármaco.

"Hay problemas sustanciales y necesidades médicas no satisfechas entre los pacientes con obesidad y diabetes tipo 2", añadió.

El estudio aparece en la edición del 3 de septiembre de la revista Cell Metabolism.

Un endocrinólogo que no participó en la investigación dijo que los efectos del medicamento experimental eran interesantes.

"Aquí hay algunas propiedades interesantes que deberán confirmarse mediante unos estudios más largos y unas cifras más altas", aseguró el Dr. Ronald Goldberg, profesor de medicina del Instituto de Investigación de la Diabetes de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami. "Este nuevo fármaco está en sus inicios".

Goldberg apuntó que se necesita un estudio de mayor duración para ver si los cambios en los niveles de lípidos en la sangre y el peso conferían beneficios reales para los pacientes de diabetes, como una reducción en los ataques cardiacos u otras complicaciones de la enfermedad.

Hasta ahora, otros fármacos que aumentan el colesterol bueno y reducen los triglicéridos no han demostrado beneficios reales para los pacientes.

Y los efectos secundarios podrían ser un problema. Aunque el estudio fue corto, hubo ciertas señales de que el fármaco quizás no se tolere bien, indicó el informe.

Un paciente que tomaba la dosis más alta del fármaco contrajo una reacción alérgica grave al medicamento, que incluyó una reducción en la presión arterial, picazón y urticaria, y tuvo que ser tratado con corticosteroides y antihistamínicos.

Aunque no se reportaron otras reacciones alérgicas graves, más del 80 por ciento de los pacientes que tomaron las dosis más altas del fármaco desarrollaron anticuerpos a la proteína, una señal de que su organismo reconocía al medicamento como algo foráneo y estaba preparando una reacción inmunológica en su contra, algo que podría reducir la efectividad del medicamento con el tiempo.

"Definitivamente es un problema", dijo Goldberg, y añadió que creía que los científicos probablemente intentarían modificar el medicamento para que fuera menos propenso a desencadenar respuestas inmunitarias.

Más información

Para más información sobre el colesterol y la diabetes, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) (http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Diabetes/WhyDiabetesMatters/Cholesterol-Abnormalities-Diabetes_UCM_313868_Article.jsp ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: David Moller, M.D., vice president, endocrinology and cardiovascular research and clinical investigation, Eli Lilly and Co., Indianapolis; Ronald Goldberg, M.D., professor, medicine, The Diabetes Research Institute, Miller School of Medicine, University of Miami; Sept. 3, 2013, Cell Metabolism